Con un par

No hay nada más revolucionario que el pecho femenino desnudo: sólo hay que ver las reacciones que provoca. Ya expresé anteriormente mi admiración por el movimiento FEMEN, pero este sentimiento se ha acrecentado con los sucesos de Túnez deL otro día. La verdad es que hay que tener valor para ir a enseñar los pechos desnudos a un país musulmán. El Islam es una religión misógina a más no poder. Me quedo con una frase del artículo de Pilar Rahola de hoy en La Vanguardia: “…el Nelson Mandela del siglo XXI es la mujerr musulmana”.
¿Estará el hombre a su altura?

image