So this is Christmas

Queridos lectores, ya está aquí la Navidad como cada año y ha pasado el sorteo de lotería de Navidad y no me ha tocado. Como cada año. Hecha esta puntualización, vayamos al tema. Con la que ha caído este 2011 y la que se espera que caiga en el 2012 no están los ánimos muy altos que digamos, pero no nos va a quedar más remedio que hacer de tripas corazón, porque si no lo hacemos nosotros no lo hará nadie. La economía no se recupera, el paro sube y las esperanzas de que esta crisis pasara lo más rápido posible se han diluido completamente. Con este panorama se encaran las cuartas Navidades desde que empezara oficialmente todo, allá por el otoño de 2008 con la caída de Lehman Brothers. Parece que haga un siglo de ello y, sin embargo, lo tenemos ahí a la vuelta de la esquina con solo girar la cabeza. Se comenta entre familiares, amigos y conocidos que esta vez sí se va a notar con más contundencia la situación económica. No se ve la alegría compradora, se mira mucho y se compra poco, hay rebajas encubiertas y descuentos casi por todas partes. Las malas noticias se acumulan para las ventas. En Cataluña, por ejemplo, al sector funcionarial le han reducido el sueldo, le han descontado el IRPF de la paga “extra” que no ha cobrado aún y que encima le pagarán por partes y más tarde (en enero). El asunto afecta sobre un cuarto de millón de personas que podían mantener el listón del consumo por lo que el sector del comercio está que trina por el más que esperado bajón. Bueno, alguien dijo una vez que la Navidad no es comprar y consumir pero……..algo ayuda. Las desgracias se acumulan. Ayer tarde, sin ir más lejos, se supo que el periódico gratuito ADN cierra. Hoy ha sido su última edición. Para los 60 componentes de su plantilla tampoco serán estas unas Navidades muy felices.

¿Qué nos queda por hacer o decir? Ciertamente podemos perder muchas cosas en esta época de crisis pero hemos de pedirnos un deseo y concedérnoslo con generosidad: que no nos olvidemos de los demás. Regalemos sonrisas sinceras aunque no nos las hayan pedido, demos unas monedas al que nos extiende su mano porque algo le harán, llamemos a los que están lejos y no podremos ver, besemos y abracemos mucho a los que queremos y que nos quieren. No sé…………que cada cual complete su lista y FELIZ NAVIDAD PARA TODOS.

Esos pequeños seres verdes

Un fenómeno se repite día tras día desde hace 5 meses, en concreto desde el 31 de marzo de este año, en que se publicó el post en este blog. Las estadísticas no mienten. En cuanto abro el blog y accedo a lo que wordpress denomina el escritorio, aparecen ante mí los resultados de los ítems más buscados, los términos más solicitados, las palabras que un número considerable de internautas, semana tras semana, colocan en el top of the tops del blog. Las palabras en concreto son “toy story marcianitos”. Así es. Indefectiblemente, cada semana estas tres palabras se convierten en las más requeridas. No fallan. Así estamos desde el pasado 31 de marzo, como antes he dicho. Tal perseverancia en la búsqueda convierte al post “Españoleando por el mundo”, en el cual aparece la foto de los marcianitos de la película de animación Toy Story, en el más visto con diferencia semana tras semana, incluso largamente por encima del post o posts que hayan aparecido en los inmediatos días previos. No importa, los marcianitos pueden con todo. Es evidente que los internautas llegan a mi blog y al post mencionado desde su búsqueda inicial en la red. Y yo me pregunto ¿Qué está pasando? ¿Es un fenómeno extendido? ¿Es una señal? A ver si después de todas nuestras preocupaciones por la crisis, la economía, la política, el futuro y demás, lo que de verdad interesa a las masas es la búsqueda insustancial de hombrecillos verdes de goma plasmados pixeladamente en un film de animación por ordenador. En cierto modo tendría sentido. Yo mismo he comentado aquí en más de una ocasión, dado el panorama, mis ganas de abandonar este planeta así que resuelva unos “detallitos” técnicos sin importancia que me lo impiden. Entonces puede que ese sentimiento personal sea algo más, un reflejo del anhelo que recorre la red, de momento bastante desorientadamente todo hay que decirlo dadas las búsquedas. Sí así fuera ya no me siento tan solo. Pero no va a haber naves “pa” tanta gente.

Ya llegó

Señoras y señores: 49. Yo no sé qué habían bebido aquellos que hablaban del lento devenir de las horas y el pausado discurrir de los días, pero no hay forma de encontrarlo en ningún sitio. Ni en bares, ni en herbolarios, ni en el mercado negro, ni nada de nada. Quizá es que se tomaban las cosas con filosofía, pero hoy esa dieta tiene menos predicamento aún que la mediterránea, de capa caída cada vez más. Pero no hay mal que cien años dure. La crisis energética que se está avecinando a pasos agigantados (me he hecho “peakoiladicto”) hará que nuestra vejez se nos asemeje a la eternidad. Pero no seamos aguafiestas que es mi cumple. Así que me voy a comer un buen trozo de pastel…

…y un buen trozo de jamón (por este orden)

Besos para todas y todos.