Esto no parece agosto

De un tiempo a esta parte, demasiado tiempo ya, parece que no hablemos de otra cosa que de economía y de política. O esa impresión da. Porque abrimos los periódicos, los de papel y los on-line, encendemos la tele o ponemos la radio y se está hablando de la deuda, de la bolsa, de los mercados, de rescates o de cualquier cosa relacionada. Y se no se está hablando es porque se acaba de hablar o se está a punto de hacerlo en el siguiente bloque de noticias. Aunque puede ser una impresión subjetiva y la mayoría de la gente no vea eso y esté por otras cosas, como el veraneo, porque las carreteras se llenaron igual o casi en la operación salida y la gente se ha ido de vacaciones, a disfrutar lo mucho o poco que sus economías se lo permitan. El sector turístico nacional se muestra optimista de cara a la temporada y, aunque se prevé una pequeña bajada en cuanto a visitantes extranjeros, el turismo nacional parece que crecerá. Vistas así las cosas, igual es que los que vemos el agujero cerca hemos perdido la perspectiva de las cosas y deberíamos dedicarnos a intentar disfrutar un poquito más de la vida y no creernos que nuestras sesudas reflexiones son más importantes que cualquier pensamiento estival. O quizá deberíamos reírnos de nuestras manías. Por ejemplo, la prima de riesgo, expresión que a fuerza de repetirla deviene indiscernible de un mantra, como cuando de pequeños, en el juego infantil, repetíamos la palabra gato muy rápido y al final no sabíamos si repetíamos gato o toga. A la prima de riesgo le pasa lo mismo, parece que en realidad estemos hablando de esa mujer pecadora y casquivana que suele haber en todas las familias, la oveja negra, una tía que quiso ser artista y le salió mal. Para que no se me enfaden las señoras, otra expresión muy repetida es la del “tipo” de interés, más bien un fulano interesado que a la que te descuidas te deja sin camisa y sin ahorros en el banco. Cosas de la inflación.

Un año más, pero, nos espera un otoño caliente y van ni se sabe cuantos, Este año además con razón. Así que mejor que disfrutemos al máximo lo que podamos y serenemos el ánimo los que lo tenemos algo tenso. No me voy de vacaciones pero al menos me voy haciendo a la idea.

Anuncios

12 pensamientos en “Esto no parece agosto

  1. Yo soy de la opinión de que hay que alternar, conceptos sesudos con conceptos estivales, para lo primero no hace falta sugestionarnos porque ya lo hacen por todas partes…para lo segundo puedes venir a mi blog cuando quieras jajaaj, has hecho un castillo de arena? te has hecho el muerto en el mar? déjate seducir por la Vida fuera del papel, pero no dejes de ser sesudo eh?

    Un besazo.

  2. Pues yo lo eo como tú, Enric. Vayas donde vayas te encuentras el mismo tema y para mí es muy difícil hacer caso omiso a toda esa información y centrarme en el verano sin más. Yo también auguro un otoño/invierno muy difícil para mucha gente, y a mí eso me merma bastante las ganas de fiesta….

    El tiempo dirá.

    Un beso, Enric.

  3. Oiissshhh, vaya cambio de look, chico, qué sofisticación! Pues sí, nos espera un otoño, no diría caliente, sino ardiente, pero bueno, tengamos vacaciones o no, más vale en que nos centremos en vivir día a día.
    Besos selváticos.

    • ¿Has visto qué apañado me ha quedado todo? Y limpio, mú limpio. Otoño ardiente me sugiere otras cosas que no puedo reproducir porque escribo esta respuesta en horario infantil ;·)

      Besos jungleros.

  4. Jatetú., yo me levanto con la prima de riesgo, desayuno café con bonos alemanes, me voy a trabajar en el Moody´s, el refrigerio de media mañana consiste en un bocata a lo Dow Jones, y el resto del día, te puedes imaginar.. Nuestras expresiones favoritas son como el gran Forges: “que le den por Fitch”.
    Besos veraniegos.

  5. En la época de las vacas gordas, cuando reinaban los Albertos, De la Rosa y Mario Conde, se usaban expresiones tipo OPA en su variante terrible. OPA hostil que suena a pecado inconfesable. Yo creo que a estas alturas de la película ya deberíamos saber distinguir entre la realidad y lo noticioso, que es ni más ni menos lo que interesa que pase por realidad, el viejo trágala.

  6. Es la diferencia entre lo público (que está ahí pero muy pocos lo conocen) y lo publicitado, que es lo que nos meten por los ojos todos los días. Lo malo es que la diferencia entre ambos conceptos sea grande, porque la realidad acaba siempre alcanzándonos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s