¡Vamos a mover el macetero!

Con la llegada de la primavera todo florece y se renueva: los árboles, las flores, los pajarillos……hasta el gremio de hostelería se aplica a aquello de renovarse o morir. En mi barrio, en concreto, se encuentran en proceso renovable el restaurante de al lado de casa y el bar futbolero-musical que hay al volver la esquina. Respecto del restaurante, llevan el peso de las obras los hermanos Karamazov. Los llamo así porque son muchos y porque es innegable su origen centroeuropeo. Ahora bien ¿Son búlgaros? ¿Son húngaros? ¿Serbios quizá? El caso es que los he escuchado hablar entre ellos y no me parecen polacos o rumanos, y no porque yo conozca estas dos lenguas si no porque su son no responde al estereotipo que tenemos formado de ellas. Seguiré aguzando el oído. Por lo demás, sacan escombros en cantidades tan industriales que si no supiera que la sucursal bancaria más próxima queda demasiado lejos ya tendría la mosca detrás de la oreja. A la vuelta de la esquina y en el otro extremo del espectro reformista se encuentra el combo sabrosón, menos concurrido pero igual de animoso, que está dejando el bar futbolero-musical lo que se dice que “niquelao”. El local es pequeñito pero le están sacando mucho partido, circunstancia que no puede ocultar, sin embargo, su carácter latino: desmontaron entero el bar (barra incluida) y, dadas las reducidas medidas del mismo lo sacaron todo a la calle. Cuando lo volvieron a montar dejándolo aparentemente como estaba, quedaron en la acera dos grandes tablones y varios estantes de madera. O sea que quedando el bar supuestamente como estaba les habían “sobrado piezas”. Ahora están rematando el tema eléctrico. Veremos en qué queda la cosa. No sé si sería conveniente invocar la ayuda de San Gotera o San Otilio en estos casos.

P.D.

Dos perlas (de sendos anuncios radiofónicos escuchados esta mañana)

“Porque hay que cuidarse y perder esos kilitos” (Bebida de milagrosos efectos desconocidos). So pena de incumplir el orden estético. Heil Diet!

“No ets tu, és el teu detergent” (“No eres tú, es tu detergente”). Gracias por aligerar la terrible carga de culpa de la mujer. Pobrecitas ¡Qué harían ellas sin esta ayuda!

Anuncios

8 pensamientos en “¡Vamos a mover el macetero!

  1. Estas muy primaveral, Enric. Cuando uno disfruta viendo como se acondicionan nuevos negocios en el barrio es que todavía ve motivos para la esperanza. Mis felicitaciones más sinceras.

  2. Yo me reía mucho con “Rompetechos” que más o menos sería la versión de los polacos, búlgaros o serbios Karamaz-off (jajaj) en versión española.

    Un besote.

  3. Al menos en tu barrio los viejecillos no sufrirán esas depresiones por falta de obras que observar que la jodida crisis mundial está causando.
    Por cierto, qué peso me has quitado de encima, yo que creía que la causa de ir siempre tan zarrapastrosa era mía, y debe ser que meto en la lavadora el modelito Chanel y me salen unos tejanos raídos…..¡¡bufff!!.

  4. No sé si tomarlo como vine, Dr., o pensar que lleva retranca. Estoy confuso.

    Gemma, Rompetechos era más como Mister Magoo, causaba desgracias (y muchas veces las padecía) sin tener ni idea de por donde iban los tiros.

    El modelito Chanel, Sincopada, ha de lavarse a mano como se ha hecho toda la vida de Dios, que para estar guapa hay que sufrir ;D

    Laka, eres de ratón rápido. Se agradece el cumplido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s